sábado, 9 de agosto de 2008

Bagon-Brei

Esta es una idea que se me ha ocurrido para una campaña en la suboscuridad diferente, casi se podría decir que un poco estrambótica. El objetivo es lograr tanto una ambientación diferente como una suboscuridad más dura (en el sentido de supervivencia no de crueldad) como coherente en cuanto a los elementos clásicos (como el faezress, el descenso de los drows, etc…).

¿De que va exactamente esta ambientación? Veamos la idea es básicamente que hace eones una avanzada nación de elfos que se encontró acorralada por sus enemigos se vio obligada a usar sus vastos conocimientos en magia planar para crear un gran portal que llevaría a su nación a un lugar seguro para siempre. O esa era la teoría.

Para cuando los elfos quisieron darse cuenta de que su portal les llevaba a un mundo equivocado, un mundo de oscuras cavernas sin fin. Un mundo poblado por una extraña radiación que parecía alterar la magia planar, y mayor era la alteración cuanto mayor fuese la magia. Un mundo que resulto ser más hostil que sus enemigos.

Bagon-Brei, como llamaron los elfos a este mundo, es un mundo helado lejano al sol. Su superficie esta formada por kilómetros de hielo, por lo que es imposible llegar siquiera cerca de ella, y su interior es un núcleo terriblemente ardiente. Es por esto que cuanto más asciende uno más baja la temperatura y cuanto más se baja más asciende esta. Mientras que la superficie rocosa intermedia esta horadada por interminables cavernas, la mayoría de ellas creadas por el efecto del agua al fundirse del hielo y bajar abajo, o del vapor al ascender hacia arriba. Pero también hay un cierto numero de cavernas y bóvedas antiquísimas y no naturales que por lo que han averiguado pertenecieron a una raza antiquísima que algo tuvo que ver con la radiación (que como alguno habréis adivinado es el faezress) que puebla las cavernas.

El caso es que con los siglos la radiación comenzó a cambiar físicamente a los elfos convirtiéndolos en los drows que conocemos. Mientras la dureza de la supervivencia en ese inhóspito mundo (pretendo darle un aire a lo Darksun pero en suboscuridad) con una lucha constante con el resto de razas que lo pueblan, y el soportar el continuo fracaso en su intento de huir de su prisión (en ocasiones con terribles consecuencias debido a que los grandes portales provocaban grandes desgarros de la realidad que podían traer terribles cosas) hicieron que muchos se volviesen salvajes, crueles, duros como el mundo que les cobijaba. Generación a generación quedaba menos del orgulloso pueblo élfico que había llegado a ese mundo y era reemplazado por los altivos drows.

Y esta es la idea base que tengo por ahora a falta de desarrollarla más a fondo (eso si voy a seguir con ella claro) y añadirle profundidad. Sería una ideal para usar los manuales de Mongoose que critiqué en La Marca del Este, como el The Tome of Drow Lore, el Sheoloth o el Quintessential Drow y el Drow Magic, aunque hay más manuales que pienso usar entre ellos el fantástico Dungeoneer’s Survival Guide de AD&D 1ª.