viernes, 6 de noviembre de 2009

IAIN M. BANKS REDEFINIENDO LOS LIMITES DE LA SPACE OPERA


Hoy no voy a hablaros de rol, al menos no estrictamente aunque creo que si es un tema que pueda dar ideas si se buscan, si no de una saga de ciencia ficción literaria, en concreto de la saga de La Cultura del escritor escocés Iain M. Banks. Pero antes de entrar al tema dejadme advertiros que aunque no voy a hacer 'spoilers' sobre el argumento de las novelas que he leído si que daré algunas impresiones sobre el estilo de estas y sobre la particular cosmología que inventa el escritor, además de aportar algunos datos y cifras que se dan en las novelas. Así que sin entrar en 'spoilers' si que puedo desvelar impresiones que quizás alguno quiera descubrir por si mismo, estáis advertidos.




Lo primero creo que será entrar en que hace tan particular a esta saga como para referir un artículo sobre ella. Y ya os digo que no es su calidad. Si, es una buena saga, incluso tiene puntos excelentes, pero dista mucho de ser una obra maestra del genero, aunque he de reconocer que se le acerca mucho ¿Entonces a que me refiero con que redefine los limites de la space-opera? Pues lo mejor será que os deje unos datos que salen en un anexo de la primera novela.


"Número total de bajas: 851,4 billones. Pérdidas: naves 91.215.660; Orbitales 14.334; Anillos 1; Esferas 3; estrellas 6. Fue una guerra breve y de poca importancia que raramente se extendió a más del 0,02% de la galaxia por volumen y al 0,01% por población estelar..."


Si, los anillos a que se refiere son mundos anillo, y si, las esferas son esferas Dyson. Los orbitales son una especie de estructuras en forma de cuenco que suelen tener el tamaño de varios continentes y que forman el espacio habitable más común, junto con los VGS diría yo, de la Cultura.


Quizás así, sacados de contexto estos datos parecen simple y burda exageración, pero os aseguro que una de las autenticas maestrías de esta saga es precisamente poner en contexto y acercarnos a una plausibilidad de esas cifras. Si señores, la Cultura es una civilización galáctica tan ENORME y CIVILIZADA (lamento el uso de las mayúsculas pero las necesito para alcanzar los mayestáticos tan necesarios) que consideran por ejemplo el vivir en planetas algo propio de culturas menos desarrolladas (ojo, no subdesarrolladas por que son una civilización bastante "hippie") y que viven/viajan en naves que pueden llegar a dejar a la Estrella de la Muerte como uno de esos minipisos de 30m2. Y eso no es todo, por que en la cultura los seres orgánicos tienen los mismos derechos que las IAs, y por encima de estos (al parecer solo por tema de competencia, no por derechos) están las Mentes.



¿Que es una Mente? Las Mentes son a efectos prácticos enormes IAs autopropulsadas por campos que piensan, literalmente, a hypervelocidad (vamos que esas IAs que nos mostraba el cyberpunk que actuaban y pensaban casi a la velocidad de la luz resultarían casi estáticas en comparación de estas).


Muchos estaréis literalmente "flipando" y seguro que alguno hasta "escandalizado". Pero pasado ese momento la pregunta que, supongo, se os ocurrirá es ¿Como puede ponerse eso en contexto y mucho menos hacerse plausible? Pues básicamente con talento, bastante talento, y calculando el efecto de cada novela y su posición en la ambientación con una habilidad casi propia de un ajedrecista. Y es que si en algo destaca Iain M. Banks es por lo calculadas que están sus novelas formándonos una impresión de conjunto, casi sin darnos cuenta, de este universo de La Cultura.



La idea que os vais formando de la Cultura, novela a novela, sin que el toque directamente los temas que desvela es prácticamente para quitarse el sombrero. Por poner un ejemplo, en las primeras novelas los temas de que trata los trata usando al contrario, en Pensad en Flebas introduce a La Cultura precisamente con un agente de los Iridianos (en esa época enemigos declarados de la Cultura) y que les odia a muerte, y en El Jugador introduce a Circunstancias Especiales (básicamente serian el equivalente al cuerpo de inteligencia exterior de la Cultura, aunque MUY particular) a través de un ciudadano de la Cultura corriente y moliente y que no tiene nada que ver con nada especial, excepto que posiblemente sea el mejor jugador de la Cultura. Y esto es algo que en ningún momento referencia el autor ni se deja ver claro, es algo de lo que solo te das cuenta a posteriori y si caes en ello.


Pero si la habilidad de Banks para ir pintando información sobre la Cultura hasta ahora resulta digna de un maestro donde más brilla es a la hora de reflejar a las mentes (que nunca aparecen directamente, al menos no una formada totalmente). Realmente os puedo asegurar que con tres novelas a la espalda estoy exacta y totalmente indeciso sobre si las mentes son los cabrones más retorcidos e inteligentes de la historia de la ciencia ficción o las creadoras de la cultura espacial más bienintencionada, bondadosa y hippie que he visto nunca. Y os aseguro que no tengo ni la más minima sospecha hacia un lado ni a otro, exactamente 50% en cada bando.



La única pena es que, como suele ocurrir con otros grandes del género (ahora mismo se me ocurren Arthur C. Clarke y Kim Stanley Robinson) sus dotes como narrador no están a la altura de sus ideas y logros, aunque al contrario que estos más que por parco y aséptico destaca por espeso y en ocasiones embrollado. Eso junto con lo espeso de sus tramas, que cuesta pillarles el hilo, muchas veces hasta mas de media novela, convierten a este autor en mas de sagas que de novelas. Aun así para nada lo consideraría horrible, si no más bien algo duro, poco empático, espeso. Vamos que por eso solo no recomendaría esta saga excepto a aficionados a la CiFi que busquen este tipo de tramas (igual que no recomendaría a Clarke o a Kim Stanley fuera de esas condiciones).


Por cierto, otra de las grandezas de Banks que ya me dejaba en el tintero, cuando presenta civilizaciones alienígenas (y con esto me refiero a los alienígenas, no a los humanos que parecen estar por toda la galaxia en distintos momentos de civilización) son realmente ALIENIGENAS, algunos incluso forman parte integral de la trama, como los EL JUGADOR de El Jugador, o los Iridianos de Pensad en Flebas y realmente resultan uno de los mayores atractivos de la novela.


Y con esto me despido, sin haberos dado una idea de que os encontrareis en las novelas o que es la cultura, pero creo que si de lo que pretendía, de la maestría de Banks a la hora de referenciar lo que posiblemente es la mayor space opera que haya visto (si, posiblemente otras hablen de galaxias mas grandes, pero parecen referirse a cifras nebulosas o no tratarlas como deben).


3 comentarios:

Britait dijo...

Buen articulo, me diste ganas de leer algo de este autor, a ver si puedo pillarme el primero de la saga esta que dices, espero poder leerla, que si es un autor de textos espesos, se me hara dificil.

Bueno, ya veremos

Saludos y sigue escribiendo. ;)

Juglar de Oz dijo...

Gracias por los animos :P A ver si lo consigo con el taller de escritura rolera ^^

Fotos Personales para el mundo dijo...

Genial articulo, aunque no estoy del todo de acuerdo con algunas cosas.

A mí Banks si que consigue engancharme desde el primer momento (y en sus novelas no de ciencia ficción lo demuestra), pero supongo que son opiniones.

Es mejor leerlo y forjaras la propia.

Lo dicho, genial articulo.