jueves, 25 de febrero de 2010

Tercera entrega Taller de Escritura Rolera: Redacción del texto

Las victorias en la colonización que llevó a la formación de la Marca Gélida y la independencia que llevaría al nacimiento de Destino, han dejado en ese duro y tan solo semiexplorado territorio toda una lista de enemigos con los que luchar. Quizás nombres como La Alianza de Cuadros, las ciudades libres de Sahal y Bagon-Brei, La Liga Unionista o la tribu de la Sangre Negra se escuchen a diario por sus fechorías y afrentes al orden del estado de Destino. Pero si hay dos grupos cuya mera mención es capaz de traer el más puro terror al corazón de los soldados de la recién nacida nación, y leyendas a las mentes de los niños de esta, son La Confederación Iskaändir y La Corte de Iluvastan.

La Confederación Iskaändir

La Confederación Iskaändir esta formada por una coalición de ciudades estados que se ubican alrededor del Mar de Nordengaast al norte de Destino. Estas ciudades están compuestas por diversas etnias (principalmente inuit, kazelati y asgardianos que forman las tropas de elite de la Confederación, aunque existen inmigrantes de casi todas las etnias locales) y formas de gobierno (principalmente oligarquías comerciales y monarquías electas, aunque también existen consejos tribales e incluso alguna dictadura).

Hace seis años, tras repetidos intentos de quebrar la confederación tanto por lo militar como mediante subterfugios, y tras insistentes rumores de la presencia de un dragón en ella, se mando un grupo de paladines e inquisidores apoyados por un grupo del ejército desde Amanecer. La partida militar fracaso estrepitosamente cuando la Confederación demostró no solo estar más preparada de lo que se esperaba, si no que un gran dragón blanco y su camada formaban la alta nobleza de esta liga.

Tras esta debacle se procedió a tomar posiciones bloqueando el comercio con la Confederación para tratar de desgastarla, pero lo único que se consiguió con esto es crear un mercado negro en auge. Actualmente se desconocen las intenciones del nuevo gobierno de Destino con respecto a la Confederación.

La Corte de Iluvastan

La primera vez que las tropas colonizadoras de la Marca Gélida llegaron al Bosque de los Susurros, como le llamaban los lugareños, esperaban otra victoria fácil. Dos semanas después casi todos los escasos supervivientes estaban locos. Pero fue la primera vez que un humano salía con información de la Corte de Iluvastan.

Esta información, complementada más tarde con la de desertores de las castas bajas, reveló que la nobleza élfica de la Corte estaba compuesta por clanes de una sola persona. Al parecer la costumbre ancestral de estos elfos es de ligar los espíritus de sus antepasados a sus descendientes, con lo cual cada noble de Iluvastan es un conjunto de memorias y mentes en un solo cuerpo. Mientras que todos los que no portan un clan consigo forman una especie de ciudadanos de segunda siendo incluso llamados semielfos entre los suyos.

Tras la Masacre Esmeralda, como paso a ser llamada por los veteranos de la Marca Gélida, se procedió a tomar posiciones alrededor del bosque y se inicio una cruenta guerra de guerrillas que aun con el actual cambio de gobierno se mantiene.

El contenido del texto que has enviado es sugerente, de hecho, temas como el de los “clanes” elfos me han Gustavo mucho, dan un tono propio a la ambientación. En cuanto al texto, mi consejo es que al redactar te plantees exactamente qué idea deseas transmitir en cada párrafo. Por ejemplo el primer párrafo es sencillo en cuanto a su contenido, pero a mí se me ha hecho complicado de leer, especialmente siendo el primero. Por si te sirve de ejemplo, yo haría algo como esto:

Después de las victorias que condujeron a la formación de la Marca Gélida y Destino, este duro y apenas explorado territorio está poblado de enemigos a los que enfrentarse. Pronto nombres como La Alianza de Cuadros, las ciudades libres de Sahal y Bagon-Brei, La Liga Unionista o la tribu de la Sangre Negra son familiares para los recién llegados al lugar, todos ellos capaces de atroces fechorías.

O algo semejante… por otra parte, empleas en algunas ocasiones términos demasiado coloquiales, y creo que para meter en ambiente habría que emplear otros términos. Dos ejemplo son “se mandó” (¿envió tal vez?) y esto “llevó” a aquello (¿condujo? ¿desencadenó?).

Aunque lo que cuentas está claro, darle un nuevo repaso a la redacción mejorará su claridad.