lunes, 4 de octubre de 2010

Medidas Desesperadas, 1ª parte

    El pasado viernes jugamos la primera sesión a la partida del Mundo de Tinieblas 2.0 tras haber acabado la partida de Eclipse Phase. Esta partida transcurre en un mundo como el nuestro, en concreto la noche del tres de Julio del 2010 en un complejo residencial de Maryland (USA) llamado Wisteria Lane. La partida se llama Medidas Desesperadas.



    Los PJs forman un grupo de juego bastante peculiar (estos no son pregenerados) pero al menos en conjunto forman un grupo con un buen rango de habilidades (algo que siempre es de agradecer). El primero, Marcus Oldseed de 34 años, es un consultor informático especializado en seguridad adicto a la cocaína y casado con una ex-actriz porno a la que detesta, y que esta planeando pegarle el palo a su ultimo cliente, la NSA. El segundo, Iwan Smith de 32 años, profesor universitario y padre casado de dos hijas, este es el único que parece una persona normal. El tercero es Richard McKay de 17 años, estudiante de instituto, hacker y camello del barrio. Y finalmente a la joya de la corona, Isaiah Bradley de 35 años, ex-militar, ex-Blackwater, negro y gay, vamos que es la delicia tanto de republicanos como de demócratas del barrio.

    Día 0

    La partida comienza durante la fiesta de la víspera del 4 de Julio (Día de la Independencia en EEUU para quien no lo sepa) que ocupa toda la calle con barbacoas, barras libres, mesas y música. De repente, y sin previo aviso todas las luces se van, por lo que pueden ver es algo que ha ocurrido en toda la zona residencial. Pero eso no es todo, puesto que los móviles no tienen cobertura, el teléfono no funciona y ni siquiera hay señal de Internet. Ya se que pensareis la mayoría, pero los móviles, coches y demás aparatos electrónicos siguen funcionando. Sin embargo Iwan Smith recuerda haber oído en una conferencia en la universidad que un pulso de 1000 voltios metro produciría fallos generalizados en los aparatos electrónicos pero sin destruirlos, lo curioso es que parecía seguir funcionando todo allí, excepto los suministros.

    Día 1

    Tras decidir que irse a dormir es lo mejor se levantan a las siete con un fuerte ruido en las calles. Al salir o mirar por las ventanas ven todo un grupo de soldados enfundados en trajes de protección completos en vehículos de reconocimiento, que Isaiah identifica como vehículos NBC (Nuclear-Biological-Chemical, el acrónimo para la llamada “guerra sucia”. Los soldados se dedican a cerrar las calles con una eficiencia metódica y a dejar en cada “puesto de control” a dos soldados. Los puestos no parecen evitar el transito a pie y solo cortan las calles, y los soldados se niegan a responder ante nada y apuntan de forma muy seria a todo el que trate de acercarse. Un par de horas después los soldados son retirados por el mismo convoy dejando en el lugar las vallas sin vigilancia.



    La preocupación tan solo va en aumento al ver que todas las señales de televisión, teléfono, radio e Internet han sido bloqueadas o interferidas al tiempo que, mientras la gente centraba su atención en los puestos temporales, los soldados han asegurado todo el perímetro de la urbanización impidiendo la salida, y supuestamente la entrada.

    Entonces un mensaje de audio fue transmitido a la comunidad por las radios y los televisores. El que hablaba se identificó como el Teniente Coronel Castor del USAMRAA de Fort Detrick (a una media hora de Wisteria Lane), según contó el buen coronel los estados de Maryland y Virginia se encontraban bajo la ley marcial después de que a las 00:00 Washington DC sufriese un atentado (el presidente Obama no había sido encontrado aun). También dijo que tenían información fidedigna sobre terroristas implicados en Wisteria Lane y que iban a hacer todo lo necesario para encontrarlos. Recomendó colaboración y advirtió que las tropas dispararían a quienes desobedeciesen las advertencias.



    Más tarde ese día descubrieron que los Jackson, una familia conocida y querida de la comunidad, habían sido acribillados sin piedad al tratar de saltarse el control de la entrada. Los jugadores decidieron que había que hacer algo, y comenzaron por recopilar información con la inestimable ayuda del viejo Fredericks, un veterano del Vietnam más ido que cuerdo.

Día 2

    El día siguiente trajo consigo un deterioro de la situación en la zona residencial. Un intento de asalto al supermercado local se saldo en una matanza cuando uno de los soldados recibió un tiro y sus compañeros comenzaron un tiroteo indiscriminado que terminó con docenas de muertos. Poco después se enteran de que dos soldados han sido ahorcados por intentar desertar. Algo muy malo tiene que estar ocurriendo para que dos soldados veteranos huyan tras tan solo un día de rodear una urbanización.



    Ese mismo día ven a unos soldados correr tras un hombre rubio. Los soldados disparan a discreción y les oye rugir por la radio “Orfeo, repito Orfeo. Tenemos un código Orfeo entre la Calle A y la Séptima Avenida.” El hombre se refugia en una casa donde los soldados entran a matar. Minutos después sacan los cuerpos acribillados de la familia que vivía en la casa, y en un contenedor el del rubio. Tras eso los soldados incineran la casa hasta los cimientos.

    En ese día el viejo Fredericks consigue interceptar la línea general de los militares añadiendo algunos detalles preocupantes a lo que ya conocen. Los soldados no parecen mantener ningún contacto con el exterior, ni suministros ni ordenes ni refuerzos. También se enteran de que los militares están registrando casa por casa y sellando barrios enteros de la urbanización una vez comprobados estos. También se han llevado a bastante gente arrestada no se sabe bien por que motivo. Los ánimos de la gente se están caldeando cada vez más.

    Día 3

    Esa noche el viejo les despertó a todos, habían creado una pequeña red con sus teléfonos (cosas de tener dos expertos en informática) y aprovechaban para llamarse entre ellos. De la zona sur de barrios vieron repetidas ráfagas brillantes, disparos con silenciador, que se extendieron por toda esa zona y duraron horas. Aquello ya fue la gota que colmo el vaso y decidieron salir de allí.


    A la mañana siguiente la situación degeneró todavía más. Los militares habían acordonado totalmente los barrios del sur y puesto una dotación permanente para aislarlos. Las comunicaciones que interceptaron indicaban que la tropa estaba cada vez más nerviosa, parecía como si se les acabase el tiempo para algo. La gente por su parte estaba llegando al límite, encerrados, atemorizados, sin posibilidad de recibir suministros ni explicaciones. Tan solo era cuestión de tiempo de que aquello degenerase en revueltas, y estaba bien claro como responderían los militares.

    Los PJs localizaron una entrada a las alcantarillas del condado, de tamaño más que suficiente para entrar, que quedaba fuera del perímetro de la urbanización, por lo que en principio no debería estar vigilado. El problema era como llegar allí, para lo que se ingeniaron una serie de ideas que falta convertir en un plan.

    Y esto fue todo, una sesión corta y un tanto aburrida, pero iba sobre lo planeado. Mi intención era crear una primera sesión que intrigase a la vez que alarmase a los jugadores, pero sin la más minima acción (de combate o de otra clase) para transmitir mejor como la vida tranquila de sus PJs se había roto en mil pedazos.

6 comentarios:

Riley dijo...

La partida fue una pequeña obra maestra de como debe dirigirse una aventura de misterio, terror psicológico y angustia.

Por cierto, el PJ el cual "es el único que parece una persona normal" es el mio :P


Riley

Christian Granero dijo...

Tengo curiosidad por saber como continúa..

un saludo!

Adrián dijo...

El trasfondo de los personajes es un claro ejemplo de la sociedad estadounidense de clase media-alta, y que tire la primera piedra aquel que lea este blog y se considere "como la mayoría de la gente". Si alguiens e cree "normal" ¿qué haces leyendo este blog en vez de mirar gran hermano o la prensa rosa?

Bueno, entrando ya en detalles, yo también tengo ganas de ver en qué acaba todo esto porque la primera sesión me gustó mucho. A veces vale la pena jugar una partida con PJs normales que se encuentran inmersos en algo grande, esa sensación de que debes sobrevivir en vez de que debes arreglarlo todo porque eres el héroe... está bien.

Sólo un consejo para el DJ: para darle un final a la partida, no intentes parecerte a J. J. Abrams.

Riley dijo...

Adrián, te tiro una piedra XD

Pues si, yo ya tengo ganas que sea mañana :P La partida no fue aburrida, pero si intrigante y si no fuera por las horas intempestivas en que jugamos, habríamos encontrado una media docena de "medidas desesperadas" más :D

Por cierto, muy bueno el título de la partida!


Riley

Juglar de Oz dijo...

Gracias gracias :p Pues ya veras la que os espera mañana, la mierda les llegara hasta la garganta a los PJs xD

Riley dijo...

Pues si, llegamos a "mañana" y la situación es cada vez más y más desesperada!!

Riley