jueves, 11 de marzo de 2010

Cuarta entrega Taller de Escritura Rolera: Ambientación

Hoy nos hemos reunid a lo largo y ancho de esta tierra, desde el Mar de Nördengaast hasta el Corredor de Galen, desde el Macizo del Trono hasta el mismísimo Bosque del Ouroboros. Una tierra por la que hemos pagado con nuestra sangre, la sangre de nuestras familias, la sangre de nuestros amigos... Una tierra por la que hemos derramado sangre de aquellos que no eran nuestros enemigos pero se opusieron a nosotros, dejándonos cicatrices en el proceso que jamás se borraran ¡Hemos combatido al propio destino y hemos vencido!

La historia nos recordara con exaltación y honra no simplemente por como hemos combatido, si no por como hemos medrado en lo imposible ¡La propia historia nos recordara como al héroe que se impuso! Pues como uno solo hemos luchado y vivido, no somos más que uno ¡Un pueblo henchido de orgullo!

En el día de hoy proclamo la derogación de la Marca Gélida y la ascensión de Destino. Somos una nación y ni Amanecer ni nadie que se nos oponga podrá detener nuestra estela ascendente, puesto que somos ¡LOS HIJOS DEL DESTINO!

Darius de Kell gobernador de la Marca Gélida y arconte de Destino durante el Día de la Independencia.


No se puede entender una nación sin entender a sus líderes, y en Destino esto se resume en tres nombres:

Edward Pike es todo un enigma, tanto por su prácticamente desconocido pasado, como por su temperamento, que suele variar entre una alegre gallardía y la fría crueldad. Pero lo que esta claro de este hombre es que es recio como una espada y posee unas dotes de liderazgo tan solo igualadas en Destino por Darius de Kell. Pike llegó hará unos pocos años a la Marca Gélida procedente de unas desconocidas tierras al oeste, donde según él conoció al mismísimo Galen “mil leguas”, y con habilidad y carisma se labró una fama como capitán mercenario, aventurero a sueldo y cosas aun peores. Bajo la guía de este hombre las pequeñas colonias de Destino, a menudo aislacionistas y ferozmente independientes, han conseguido una potente voz y la coordinación necesaria para hacer valer sus intereses ante las tres grandes urbes de la recién creada nación.

Caleb Mazares, el regente de Pinnaculo es posiblemente la figura más temida de todo Destino. Durante el gobierno de Amanecer Pinnaculo, la mayor ciudad de la región, era la base de todo un concilio de magos del Circulo Solar además de ser la sede del archi-inquisidor de la Marca, por lo que a los independentistas les quedó claro que tomar esta ciudad les supondría un tremendo coste. Ahí es donde entró Caleb Mazares, primus de un pacto de magos del Círculo de la Muerte, con una oferta, acabar con las tropas leales a cambio del gobierno de la ciudad. Los independentistas, reluctantes, acabaron haciendo un pacto con diablo, y a día de hoy Las Siete Noches del Terror siguen siendo el suceso más terrible ocurrido durante la revolución.

Darius de Kell, nacido de noble cuna en Amanecer, héroe de la Batalla de los Tres Reyes, gobernador militar de la Marca Gélida y, finalmente, traidor. Resulta curioso que el principal promotor de la independencia de Destino fuese también el máximo representante del régimen contra el que se rebeló, sobretodo por que las razones que llevaron a Darius a tomar esta elección son desconocidas tanto para propios como para extraños. Pero en lo que concuerdan todos los que le conocieron antes de llegar a la Marca es que ha cambiado. El arconte de Destino es una figura carismática, un líder y general nato que consiguió crear y, lo que parecía aun más difícil, mantener una incierta alianza y lograr la independencia con un relativamente escaso derramamiento de sangre.