lunes, 22 de marzo de 2010

Sarenrae

Sarenrae (SAIR-in-ray) es una de las deidades más populares de Golarion, e incluso otras fes respetan su poder, dedicación y generosidad. Adorada originalmente por los keleshitas, su fe se expandió a lo largo y ancho de Garundi, en el antiguo Osirion y en otras civilizaciones, tanto humanas como no humanas. Tal como el sol en el cielo, Sarenrae brilla sobre todo el mundo como un símbolo de bien, curación y redención.

Eones atrás, Sarenrae no era una diosa, si no un poderoso ángel guiando las energías del sol y destruyendo a los agentes de la oscuridad que deseaban extinguir la luz del día y hundir al recién nacido Golarion y a sus planetas hermanos en la oscuridad eterna. Sus habilidades y éxitos en estas tareas movieron a otros ángeles a prestarle su apoyo, como hicieron eventualmente los dioses, convirtiéndola en uno de los poderosos Lores Empíreos. Cuando Rovagug trató de deshacer Golarion fue Sarenrae la primera en el campo de batalla y la que se enfrentó personalmente a la Bestia Hambrienta mientras las otras fuerzas de la creación estaban ocupadas con sus horrorosos engendros. Aunque la cronología no esta del todo clara, su buena disposición a sacrificarse ella misma en esta batalla para que todo pudiese ser salvado, inspiró a sus camaradas, lo cual le dio el empujón necesario para pasar a ser uno de los mayores ángeles de la creación a una deidad completa, y con este flujo de poder golpeó y arrojó el roto cuerpo de Rovagug al interior de la tierra. A medida que los dioses atendieron las cicatrices del mundo, y que la vida inteligente apareció sobre su superficie, los ojos mortales se volvieron hacia arriba para dar gracias al sol dador de vida, y la fe de Sarenrae echo raíces en las gentes primitivas.


Sarenrae es una diosa atenta y apasionada, una madre atenta y una hermana para los necesitados. A la diosa le encanta sanar al enfermo, alzar al caído y hacer brillar una luz que sirva de guía en los más oscuros corazones y tierras. Sarenrae no hace caso de los insultos y desvía los ataques tratando pacientemente de convencer a aquellos que la perciben como enemiga que su creencia es falsa. Sin embargo no es una victima, y una vez resulta claro que sus palabras y poderes son desperdiciados en aquellos que rehúsan escuchar y creer, responde a la violencia con acero veloz y luz ardiente. Sarenrae desdeña la crueldad, las mentiras, la oscuridad sofocante, el sufrimiento innecesario y la destrucción irreflexiva. Antigua, intemporal y renovada cada día, ha llegado a ver mucho sufrimiento en el mundo pero se siente reforzada por la inevitable aparición de la esperanza, la verdad y la bondad.

El arte religioso muestra a la diosa solar como una mujer fuerte de piel broncínea y una melena de llamas danzantes; en algunos casos estas llamas forman una estela tras ella de una docena, o más, de yardas. Mientras una de sus manos sostiene la luz del sol, la otra ase una cimitarra, de manera que pueda golpear a aquellos que no cambian sus caminos. La iglesia no enseña que Sarenrae sea el mismo sol, si no que ella es su guardián y el conducto para sus poderes, no una manifestación directa del orbe, aunque el arte fantasioso pueda mostrar su rostro en lugar del sol, la mayoría de la fe reconoce la diferencia entre el sol y la diosa.



Sarenrae es una diosa popular, adorada por gente de intereses muy variados, desde los obvios granjeros y curanderos hasta gobernantes, carceleros honestos, hacedores del mal redimidos, y todos aquellos que desean hacer del mundo un lugar mejor. La gente de ciudad que no tiene un interés particular en la fe, la agricultura, la magia o la filosofía esotérica forman la masa de sus adoradores, gente normal que cree en el trabajo honesto, aliviar el sufrimiento y la idea de que cada nuevo día trae una nueva esperanza y una nueva oportunidad. Su fe atrae a muchos con corazones gentiles, pero tan solo a aquellos dispuestos a endurecerlos voluntariamente cuando la bondad es una debilidad peligrosa.

Sarenrae señala su favor con avistamientos de palomas o a través de ankhs apareciendo en lugares inesperados. Otros signos de su favor son rayos del amanecer o del anochecer durando mucho más de lo que deberían, el descubrimiento de piedras amarillas o gemas, o la calma repentina de achaques y dolores. Su disgusto suele ser aparente a través de inexplicables quemaduras por el sol o periodos de ceguera que pueden durar desde un momento para transgresiones menores, hasta de por vida para los pecados mortales. Sarenrae es conocida por confundir las lenguas de los mentirosos habituales y ralentizar la curación de los crueles e impenitentes. Los girasoles pueden florecer alrededor de los creyentes para mostrar el favor de la diosa, o pueden brotan de la boca de un enemigo muerto.


Los ropajes formales de los clérigos de Sarenrae incluyen una larga casulla blanca y una tunica decorada con hilo rojo y dorado representando imágenes del sol, mientras que los clérigos oficiantes llevan una corona con un artefacto en lo alto en forma de sol de color dorado rojizo. Cimitarras con soles de oro incrustado o gemas doradas son instrumentos comunes en las ceremonias. Esta costumbre ha cambiado a través del tiempo, y varía de región en región; copias antiguas ilustradas de los textos sagrados muestran a sacerdotes llevando capas puntiagudas, abrigos elegantes de mangas largas y frontal descubierto sobre la ropa normal, e incluso elaboradas alas hechas de madera y plumas.

El oro rosado (una mezcla de cobre y oro) es muy popular entre los creyentes por su color, el cual recuerda a la luz del amanecer. Cualquier objeto eclesiástico hecho de oro puede ser de oro rosado. Los matrimonios, las dotes y otros eventos santificados por la iglesia pueden contener uno o más anillos hechos de oro rosado, y en algunas culturas desérticas un hombre no es apto para pedir a una novia su mano a menos que tenga un anillo de estos para darle.


Sarenrae es Neutral Buena y sus campos divinos son el sol, la redención, la honestidad y la curación. Su arma favorita es la cimitarra. Su símbolo sagrado es el ankh, aunque otras versiones mas estilizadas son un ankh alado o una figura de una mujer alada con los brazos extendidos y un halo llameante. Sus dominios son: Fuego, Gloria, Bien, Curación y Sol. Muchos de sus sacerdotes son clérigos, aunque hay algunos paladines y exploradores y unos pocos druidas y bardos solares. Sus títulos incluyen Flor del Amanecer y la Luz Purificadora, pero para sus enemigos es la Guerrera del Fuego.


La iglesia tiene elementos pasivos y activos, y un sacerdote de cualquier tendencia suele poder encontrar adoradores con ideas similares en cualquier templo. Los paladines de Sarenrae tienden a ser buscadores de aventuras, algunos de ellos en búsquedas de penitencia por pasados fallos o faltas percibidas. Los clérigos mas relajados atienden a los enfermos y heridos, aunque incluso estos están preparados para blandir una cimitarra frente al mal que entra en el templo.


Las ceremonias religiosas de la Flor del Amanecer siempre implican el canto (o en algunas ocasiones aullidos e incluso hablar en diversas lenguas) y usualmente una danza vigorosa, con los participantes girando y moviéndose en grandes círculos representado el movimiento del sol a través del cielo. Platillos, campanas y tambores son instrumentos populares acentuados por los palmoteos.

La iglesia da mucho apoyo al matrimonio, y una boda en el templo es siempre causa de celebración. Debido a su postura de perdón y redención no hay ningún estigma por el divorcio, y el placer por una segunda o tercera boda es tan jovial como el de la primera. Los adoradores reconsagran sus votos cada 10 años, aunque esto no requiere una elaborada ceremonia con invitados.


En Katapesh, Osirion y las naciones cercanas el severo sol golpea a los mortales, y la línea entre supervivencia y extinción es mucho más fina. Por esto no es una sorpresa que incluso la benigna Sarenrae resulte una fuerza más dura y peligrosa. Tal y como dicen los nómadas tribales "no hay segundas oportunidades en el desierto", y aquí el culto de la Flor del Amanecer se lo ha tomado en serio. Estos severos sacerdotes ofrecen piedad, una vez, y tan solo una, a sus enemigos, y si es rechazada son implacables en la batalla, ignorando ofertas de parlamento o rendición, sin temor a juzgar oponentes neutrales como si fuesen viles malvados. Esta actitud tan severa la aplican únicamente a los enemigos de la fe y a los depravados, entre sus amigos, familia y otros respetables miembros de su comunidad la gente de la Flor del Amanecer del Desierto son amables, generosos y compasivos. Como conjunto este subconjunto de la fe tiende a estar mas cerca de lo Neutral Autentico que de lo Neutral Bueno, aunque nunca hacia el mal.

Templos y Santuarios


Los templos son edificios al aire libre (con edificios anexos techados) abiertos al cielo, y en ocasiones con grandes espejos de bronce u oro en posiciones altas para reflejar mas luz h
acia el altar (siempre de manera que no ciegue a nadie, aunque los sacerdotes mas viejos desarrollan estrabismo y patas de gallo debido al brillo de la luz). Los motivos solares son una decoración común, como también lo son las alas blancas o metálicas y las imágenes de palomas. Muchos templos poseen relojes de sol y marcas llevando el registro de los solsticios.

Los santuarios de Sarenrae están rodeados por girasoles u otras plantas con grandes flores doradas. Estas pueden ser tanto jardines como simplemente flores salvajes que crecen por la voluntad de la diosa. En comunidades mas pobres las semillas del girasol se comen, ya sea como una pasta nutritiva o secada en polvo y usada como harina para hacer pan. El pan de la Flor del Amanecer son pequeñas barras de pan marcadas con un ankh en su parte superior y distribuido a los necesitados por la iglesia.



Sarenrae posee muchos santuarios, típicamente una simple piedra señalizadora con un ankh solar, aunque tríos de menhires que señalan los solsticios de invierno y verano. Los santuarios pueden tener nichos para velas o pequeñas plegarias escritas, y los peregrinos de visita suelen esparcir girasoles o semillas en su base. En tierras más calidas la roca puede ser parte de un pequeño refugio o tener un saliente para dar un poco de sombra al cansado viajero.


El Papel del Clérigo

Los clérigos de Sarenrae habitualmente son pacíficos, administrando su rebaño con mano gentil y sabias palabras. Sin embargo, esa amabilidad se desvanece cuando la iglesia se alza contra un mal que no puede ser redimido, en particular contra el culto de Rovagug. En esos periodos los sacerdotes de Sarenrae se convierten en derviches, danzando entre los enemigos mientras permiten a sus cimitarras dar a sus oponentes la redención final. Incluso la gente normal ayuda en estas empresas, aunque sus contribuciones son mas en términos de suministros y apoyo emocional que tomando las armas contra el mal, aunque esto ha ocurrido en ocasiones extremas.


Los clérigos son responsables de bendecir las granjas, organizar la plantación y las celebraciones de las cosechas, atendiendo a los enfermos y heridos, vigilando o rehabilitando criminales, o simplemente predicando a otros con sencillas parábolas. Como su diosa, los clérigos de la Flor del Amanecer tienden a ser afectuosos y comprensivos, lo que les hace idóneos para mediar en disputas entre vecinos o miembros de una familia. El manejo de la espada, particularmente con la cimitarra es considerado como una forma de arte por sus seguidores. Los clérigos con aptitudes marciales buscan el mal con esperanza de redimirlo, o destruirlo si la redención falla, pero entienden que los no muertos, las bestias sin razón o los demonios están mas allá de la redención, y no se molestan en desperdiciar palabras con esas criaturas. La iglesia no siente repugnancia por conjuros como Geas Menor o Marca de la Justicia para ayudar a guiar a los rebeldes hacia el bien. Los clérigos de Sarenrae parecen no sufrir nunca quemaduras por el sol; simplemente aquellos de tez media u oscura se vuelven mas oscuros, mientras que los que la tienen pálida se vuelven aun más blancos como si el sol los aclarase.


Muchos clérigos no aventureros viven de las donaciones de su congregación, como también hacen aquellos que trabajan en iglesias. Los ricos o nobles pueden contratar a un clérigo como curandero personal para solventar un problema en concreto o como servidor para largos periodos, de la misma forma otros reciben un estipendio de la guardia o del ejercito para prestar cuidado a los mantenedores de la paz y soldados. Por tradición no niegan la curación a alguien con necesidad de esta, incluso si la persona no puede pagar, pero cobran inmediatamente a aquellos que necesitan atención médica urgente y los que se pueden recuperar de forma natural, esto previene la mayor parte de los abusos y les permite concentrar su magia en aquellos que realmente la necesitan.


La iglesia de la Flor del Amanecer es extremadamente flexible, y permite a sus clérigos mucha movilidad entre templos, un legado de su temprana popularidad entre las tribus nómadas. Esta practica ayuda a reducir la tensión en las enemistades locales, y que un clérigo puede reubicarse a otro templo hasta que los ánimos se enfríen. Los templos suelen estar organizados internamente de forma similar a una familia, con interacciones como padres o hermanos entre diversos grupos. El cabeza de un templo en particular es llamado Padre, o Madre, del Amanecer, y es normalmente una persona anciana y habilidosa en la curación y la diplomacia; se espera de los miembros del templo que atiendan a las decisiones del líder, aunque normalmente este alienta las contribuciones de los miembros de menor antigüedad antes de que la decisión sea tomada.


Los clérigos de Sarenrae suelen ser habitualmente hábiles en Sanar y Diplomacia, y algunos también aprenden Saber (Naturaleza) o Profesión (Herbolario) para entender mejor las plantas medicinales. Aquellos que convierten en un hábito la lucha contra el mal suelen aprender Intimidar, ya que prefieren que un enemigo se rinda a que sea golpeado hasta la sumisión.

Los clérigos suelen alzarse al amanecer y realizar una plegaria de agradecimiento hacia el sol naciente, seguida por una comida rápida (preferiblemente caliente) a la que sigue un breve periodo de oración introspectiva, no más larga de una hora, tras la cual el clérigo esta listo para su trabajo. Es costumbre pronunciar una rápida plegaria al salir de un edificio a través de una puerta que encara el sol (viene a ser como decirle Jesús a alguien cuando estornuda), como también lo es tomarse una pausa para el rezo de unos pocos minutos cuando el sol esta en su punto más álgido y antes del anochecer (los clérigos que no ven en sol, como aquellos que están en un dungeon o una cueva, estiman el tiempo aproximado para estas plegarias).


Dos Mitos

Los seguidores de Sarenrae recopilan varios mitos en sus libros sagrados, pero hay dos que destacan como los más populares.

Luz y Oscuridad:
Cuando las fuerzas primigenias crearon Golarion, Asmodeus sembró un terrible mal en el mundo bajo la cobertura de la perpetua oscuridad. La doctrina de la fe de Sarenrae cuenta como la Flor del Amanecer trajo la luz al mundo, y con ella llego la verdad y la honestidad a este. Todos aquellos que se habían vuelto al mal en la oscuridad vieron su perfidia descubierta bajo la luz de Sarenrae; conmocionados por la fealdad en su interior pidieron perdón y fueron limpiados de su mal por la diosa. La iglesia usa este mito para explicar su política de redención, la cual esta ahí para todo aquel que la pida con el corazón abierto. Nótese que la creencia de la iglesia del perdón divino por los males cometidos no excusa de castigos mortales; un ladrón que pide a la iglesia perdón para ver su alma elevada aun debe compensar a su victima de acuerdo a la ley local.


El Castigo de Ninshabur:
La leyenda dice que el Foso de Gormuz fue antaño la gran ciudad de Ninshabur. Por largo tiempo fue una ciudad de maldad y pecado, y por largo tiempo trató el sacerdocio de convencer a la gente del lugar de abandonar sus caminos y volverse hacia el de los poderes curativos de la luz. Sus esfuerzos fallaron una y otra vez, y a pesar de las advertencias en forma de un terremoto y de una noche que brillaba como el día, persistieron en su maldad. Finalmente, cuando los seguidores de la diosa encontraron cultistas de Rovagug orando abiertamente en las calles esta decidió que la macula era demasiado profunda, y que debían ser destruidos como cualquier otro demonio. Sarenrae golpeo la tierra con una cimitarra de fuego, creando una hendedura en el centro del mundo, y la ciudad cayo fuera de la luz que tan fervientemente rechazaron.


Días Sagrados


Sarenrae es la diosa patrona del verano, y el mes de sarenith toma su nombre de ella. La iglesia tiene dos días sagrados generales, pero los templos regionales pueden tener otros adicionales para celebrar eventos locales, como la aparición de un santo. Los servicios son eventos felices que incorporan el canto, la danza, campanas, platillos y flautas, y siempre tienen lugar en el exterior durante las horas de luz.


Filos Llameantes:
Este toma lugar en el décimo día de sarenrith, aunque técnicamente es la cumbre de un largo verano de celebraciones en nombre de la Flor del Amanecer. Este día sagrado representa la luz de Sarenrae y su poder para curar, tanto física como espiritualmente. Recibe su nombre por la danza de los filos llameantes, en la cual los fieles cubren las armas ceremoniales de brea de quema lenta y danzan con filos llameantes. Las leyendas de la iglesia dicen que en este día los filos de los fervientes se encienden con el fuego de Sarenrae si su portador esta en peligro mortal, este es un milagro que ha ocurrido lo suficientemente a menudo como para que los malvados eviten a los creyentes en este día.


Festival de la Jornada del Sol:
Celebrada durante el solsticio de verano, este día sagrado rinde honor al día mas largo del año como el día en que Sarenrae presta una atención extra a la gente en el mundo mortal. Los adoradores lanzan, se entregan unos a otros pequeños regalos, lanzan fuegos artificiales y venden o truecan sus trabajos más exquisitos en una reunión similar a un mercado. Fuegos artificiales, serpentinas y cometas son diversiones populares en este día, algunos representan una reconstrucción de la batalla entre Sarenrae y Rovagug, con la diosa representada por una joven mujer y el malvado dios por un gran disfraz que puede sobrepasar los 20 pies de longitud y que necesita a cuatro o mas personas para moverlo.


Aforismos


La gente de Katapesh y Osirion siempre jura en el nombre de Sarenrae para probar su honestidad. Entre los fieles hay ciertas frases que son de uso común.

El Amanecer trae una Nueva Luz:
A menudo usado como letanía contra el mal y la desesperación, los creyentes usan esta frase para decir que cada nuevo día trae una nueva oportunidad, una promesa de Sarenrae de que las cosas pueden ir a mejor, incluso aunque esto sea en la otra vida (registro de Osirion durante la purga del culto de la Flor del Amanecer indican que varios de los mártires de la fe cantaron esto antes de ser ejecutados por sus creencias). También es usado para la bienvenida a cosas buenas en la vida, sea la bendición del nacimiento de un niño, una ganancia monetaria inesperada o una comida deliciosa.



Por el Sol y la Furia:
Este grito de batalla reclama la luz de Sarenrae y su justa ira sobre el mal impenitente. Los paladines gustan de gritarlo cuando Castigan el Mal, y los clérigos cuando invocan Fuego Sagrado. Por tradición este aforismo esta pintado o gravado en la piedra angular de todo templo de Sarenrae.


Relaciones con otras Religiones


La diosa recibe bien a todas las deidades no malignas, y trata a muchos de los malvados de forma agradable con la esperanza de convencerles de abandonar su mal. De forma similar en la que todos los dioses aprecian a Shelyn a su manera, estos entienden que Sarenrae quiere honestamente su amistad, sea este sentimiento o no reciproco. La diosa odia apasionadamente a Asmodeus, y aunque rara vez habla de ellos, comparte una profundad rivalidad mas allá de la simple batalla constante por las almas. De igual modo, a pesar de su disgusto por los seguidores no muertos y las enfermedades de Urgathoa, la Flor del Amanecer trata de encontrar algún camino para "ayudar" a la otra diosa a alcanzar la redención, aunque la Princesa Pálida no tiene el menor interés en su ayuda. Rovagug es especialmente odiado por que su destrucción sin sentido se opone a la generosa naturaleza de la diosa y por que esta aun recuerda las punzadas de sus ataques en la batalla en que lo encarcelo. Sarenrae se las ha arreglado muy bien con los Lores Empíreos y a menudo les presta su apoyo en sus causas (en algunas tierras estos seres son adorados como santos de la iglesia de la Flor del Amanecer, aunque Sarenrae no ha realizado ninguna de estas reivindicaciones).

PNJs Clérigos de Sarenrae

Aunque sus mayores templos se encuentran en tierras sureñas, la fe de Sarenrae es bienvenida en todas las naciones no malvadas, y sus seguidores pueden ser encontrados en cualquier lugar. En lugares en que el mal tiene el dominio viajan de incógnito para ayudar a otra buena gente contra la opresión y miseria. Los siguientes son dos destacados clérigos que los PJs pueden encontrar en sus viajes.

Fayar el Pies Veloces (LB humano masculino Paladín 6) cree ser el mismo un derviche cruzado por haber sobrevivido a algunas batallas con gnolls, no muertos e incluso un con un felino del infierno. Ha comenzado a usar su sobrenombre exclusivamente desde que adquirió unas Botas de Zancadas y Brincos. Su patronímico autentico es desconocido, y suele revelar poco de acerca de su pasado, permitiendo a muchos especular que esta expiando una gran vergüenza o quizás tratando de redimir el nombre de su familia. Fayar es meticuloso en sus practicas religiosas, orando cada amanecer durante al menos una hora y ayunando durante un día si olvida alguna de estas. En climas cálidos lleva una camisa de seda blanca suelta sobre su armadura (remendándola el mismo entre batallas). Posee un gran ankh alado marcado a fuego en su pectoral izquierdo y varias plegarias saerenitas tatuadas bajo este en un fluido kelishita.

Sahba al-Waaj
(NB humana femenina clérigo 9): Nacida en una familia de clase baja, el padre de Sahba la entregó a un señor de la guerra como ofrenda de paz. Sin el menor entusiasmo ante la idea de una vida como chica del harem rezó a Sarenrae, y esta le otorgó una visión de su huida de la tienda de su padre hasta la seguridad de una peregrinación cercana. Shaba obedeció, y los peregrinos la tomaron entre ellos y la entrenaron para ser una sacerdotisa. Ahora ella equilibra sus papeles como curadora y redentora atendiendo a los pobres y los no privilegiados unos días, y buscando al mal y la opresión en los otros. Sahba siente resentimiento hacia los hombres agresivos o controladores, y es conocida por meterse en peleas con estos con el propósito de darles una buena paliza. Es una excelente cocinera, pero tan solo lo practica para sus amigos mas cercanos, o al ser testigo de grandes actos de caridad o generosidad.


Aliados Planares

Las siguientes criaturas son servidores sobrenaturales conocidos de Sarenrae, aptos para conjurarlos con Aliado Planar o conjuros similares. Su heraldo es su amigo y consejero, el Sagrado Lord Solar Thalachos (podéis encontrarlo en la página 86 del AP #20 House of the Beast), y en tiempos de gran necesidad lo envía a Golarion para favorecer su causa.


Charlabu: Es un canarconte de pelo dorado que prefiere la forma de un perro amigable cuanto interactúa con mortales, y es conocido por camuflarse como un perro normal para buscar gente que necesita ayuda (aunque su alineamiento le estropea la treta con aquellos que pueden detectarlo).

Mystmorning:
Los estudiosos de la religión debaten sobre si este sirviente es un unicornio celestial con forma de espada o si es una espada con los poderes de un unicornio celestial. Siempre aparece con la forma de una hermosa espada o cimitarra, incrustada con marcas de oro rosado en la hoja y con dos gemas grises en el pomo. Raramente habla, y prefiere tomar un papel pasivo como arma en manos de un héroe.



Texto Sagrado

El libro común en todas las iglesias de Sarenrae es El Nacimiento de la Luz y la Verdad. Este texto es bastante inusual, puesto que incluye historias de los tiempos anteriores a que Sarenrae fuese una autentica diosa, describiendo las criaturas con que se enfrentó, incluyendo una larga lista de demonios y horrores que destruyó largo tiempo antes de que los mortales aprendiesen a escribir. El resto del libro es más práctico que histórico, explicando las creencias de la iglesia, ofreciendo consejo y tratando con el pecado y la tentación, además de numerosas parábolas sobre criaturas malvadas viendo la luz de la Flor del Amanecer y convirtiéndose en buenas, con vidas productivas tras esto. El libro también contiene remedios populares para las enfermedades y heridas comunes, así como útiles indicaciones sobre tratar con criaturas malvadas y sobrenaturales comunes, como la vulnerabilidad al ajo de los vampiros.

Muchas de las copias contienen paginas extras para que el propietario recopile historias que eleven el animo que haya experimentado él u oído contarlas a otros, y cualquier copia que contenga anécdotas de primera mano de un gran paladín o clérigo es especialmente apreciado como una reliquia familiar o de la iglesia. Es costumbre que un gran héroe de la iglesia que realice alguna gran hazaña para una persona o templo escriba un breve informe o al menos firme la copia local de la Luz y la Verdad (como es comúnmente conocida) como un recuerdo y documento histórico.


Lista de Conjuración Personalizada

Los clérigos de Sarenrae que usan conjuros Convocar Monstruo o Convocar Aliado Natural pueden invocar a las siguientes criaturas además de las criaturas normalmente listadas en los conjuros.

Convocar Monstruo VI
Janni (genio) (NB)

Convocar Monstruo/Aliado Natural VII
Djinn (genio) (NB)

Convocar Monstruo/Aliado Natural VIII
Efreet Redimido (LG)*

*Esta criatura no posee la habilidad sortílega de deseo.