lunes, 30 de agosto de 2010

Eclipse Phase: Conociendo el Juego, 3ª sesion


El pasado viernes jugamos la tercera sesión al Eclipse Phase, una sesión corta pero no exenta de problemática por varios frentes distintos, por no decir que fue un pequeño desastre. Esta sesión duro poco menos de dos horas y media, una sesión corta puesto que comenzamos tarde y acabamos pronto, pero con el calor que hacía ya hicimos bastante. Pero veamos que ocurrió en la partida.

La acción se inicia justo donde la dejamos, en una enfermería cuyo suelo estaba cubierto de sangre y un brazo amputado impedía que se cerrasen las puertas automáticas. La luz no funcionaba y la de emergencia tan solo parpadeaba de una forma tétrica. Los jugadores trataron de conectar con el ordenador de la estación del cual solo funcionaban los sistemas más básicos, casi todo estaba "offline" o averiado, y todo daba el mismo código de error "Error de Origen Desconocido".

Tras un buen rato comprando una serie de c0mprobaciones y coger lo poco que servia de arma en la enfermería, además de un buen susto con unas luces que se encendían y explotaban, los jugadores decidieron dirigirse a la sala de control. Pero antes de llegar ocurrió algo aún más raro que el numerito de las luces.

De repente una imagen fantasmal apareció frente a los personajes, excepto uno que detecto un intento de intrusión en su sistema, que les dijo "Ya han llegado, están aquí." Sin saber que demonios ocurría allí, pero preocupados, decidieron seguir.

Por fin llegaron a la sala de mando, cuya puerta estaba abierta y bloqueada. Al echarle un vistazo dentro todos volvieron a ver... algo, todos excepto uno que detecto un intento de intrusión (y no el mismo que antes). La sala de mando estaba cubierta de sangre y trozos de entrañas, y sobre los asientos de mando estaba la tripulación abierta en canal y vaciada, al igual que las cuencas de sus ojos. Y una criatura, algo que parecía el biomorfo que portaban todos (el básico de la base) solo que modificado de forma grotesca. Todo el frontal de la cara había sido arrancado y sustituido por una plancha de metal, los pies parecían alargados y grandes, y ambos brazos estaban amputados por los codos y sustituidos por algo que parecían guadañas de hueso. Lo peor resulto ser que el personaje que no veía la visión si veía a la criatura.

Una aproximación de la "criatura".

Obviamente aquí, contando tan solo con dos bisturís láser y una remachadora de plasma para planchas antirradiación, el grupo decidió que la retirada era la mejor opción. Excepto por que dos de los jugadores decidieron atacar y otro tratar de piratear ese biomorfo. Ni que decir tiene que fue una idea que demostró ser pésima, sobretodo cuando siguieron con ello tras oír ruido a sus espaldas. El combate se saldo con un personaje moribundo que no pudo huir de la manada y otro herido, que se retiro junto a los otros dos.

Lo que vino después fue una parte de la que me siento particularmente poco orgulloso como master. En esta parte una, larga, serie de malas tiradas, y muy poco buen criterio a la hora de manejar el juego por mi parte, hicieron que se convirtiese en una especie de mezcla de juego del escondite y de huidas al mas puro estilo Benny Hill. El resultado fue que tan solo uno de los personajes consiguió llegar con vida a la estación de egocasting, en la cual recibió otra "visión-hackeo" que le mostraba el código para desactivar la seguridad. Y eso fue todo.

CONCLUSIONES

Esta ha sido una mala sesión y en buena parte por lo que concierne a mi labor como master. Pero bueno mirándolo por el lado bueno es de las malas experiencias de las que más se aprende, o eso dicen, pero veamos que aprendí de esta:

Cosas Buenas

Los jugadores han aprendido que en combate lo importante es el equipo, y que por muy ex-fuerzas especiales ultimate que seas, si vas con una remachadora contra una criatura con armamento seguramente dures poco.

Los jugadores han comprobado que en este juego la consideración de éxito de una misión difiere bastante de la de otros. En casi cualquier juego que tres de los cuatro miembros del equipo mueran en una exploración es un desastre, mientras que en Eclipse Phase que huya un miembro con información

Cosas Malas

Los viernes noche pueden haberse demostrado como jugables, pero el cansancio y las horas también han dejado claro que complican las sesiones relacionadas con la tensión o una alta carga trágica. Lo cierto es que esto me hace plantearme la idoneidad del Eclipse Phase para este horario.

Las fichas de personaje han demostrado no estar preparadas para un estilo de juego con mucho egocasting y cambio de morfo, así que me va a tocar hacer de nuevas.

Del punto anterior se deriva además de un problema imprevisto del juego. Al ser el egocasting el medio de viaje más habitual el equipo, los implantes y el morfo principal del personaje cuesta mucho tenerlos a mano. Cierto es que puede considerarse como una limitación a la hora de tener a mano equipo de calidad, pero siendo el equipo una parte importante en la creación del personaje no me termina de parecer adecuado (quizás al juego le iría mejor un sistema que controlase el equipo disponible por misión, como el Spycraft).

1 comentario:

Riley dijo...

Yo me permito el lujo de añadir un breve resume:

Digamos que morimos vilmente. Nos fulminaron. Era una trampa y terminamos todos destrozados y cortados a cachitos.

He dicho que sería breve.


Pero algunos os preguntaréis... ¿pero eso cómo fue? Si, siempre hay algún macabro curioso...


Digamos que por alguna razón que no llego a comprender decidimos viajar sólo en "mente", es decir, egocasting, de modo que al llegar a la estación Helios 7 ocupamos cuerpos "civiles", sin ningún gadget o complemento extra (que si tenemos en nuestros cuerpos tuneados) y, por si fuera poco, nuestros nuevos receptáculos carnales estaban afectados gravemente por la radiación solar (es lo que tiene estar muy cerca del sol y tener los escudos contra la radiación rotos). En conclusión: Éramos corderillos en medio de una manada de lobos…

Y pese que alguien envió una señal en forma de grito fantasmagórico, ignorantes de nosotros, seguimos adelante…


Con muchas precauciones, y armados con bisturís y una remachadora de plasma de 5 cm de alcance, llegamos a la Sala de Control, donde todo era un charco de sangre… O eso veía yo: mis compañeros veían cuerpos mutilados y con las vísceras repartidas por doquier.

Pero eso no era todo: había un engendro humanoide, sin rostro al estar cubierto por una pancha de acero, y con cuchillas en lugar de brazos… que te cortaban hasta la más mínima expresión… y lo digo "literalmente", puesto que tras una intensa lucha de… ¿7 segundos?, el más fuerte del grupo murió destrozado y cortados a cachitos…

Mi teoría es que esos engendros semimecánicos son experimentos de alguna IA (Inteligencia Artificial) realizados en la base Helios. A partir de ahí sólo recuerdo que decidimos (los supervivientes, el otro compañero todavía busca los cachitos de su PJ) "salir por patas", o "plan B" como queráis llamarlo.

Hay quien pensará que “retirada estratégica” suena más honroso, pero no, eso que hicimos nosotros no tenía nada de honroso. Y mira que lo montamos bien: le hicimos la zancadilla a uno del grupo para que sirviera de cebo y conseguir llegar a la sala de egocasting (o traslado de mente), pero al final –paradójicamente- fue ese el que se salvó…

Nuestra intención no era cruel, sino práctica: dicho PJ (que fallaba las tiradas de “interfaz”) se veía constantemente atacado por un virus (que periódicamente intentaba romper el firewall de nuestro cerebro-PC), que amenazaba con dominarlo y, evidentemente, ¡volverlo contra nosotros!

Está claro que nosotros pensábamos que el virus era malo, pero al final resultó que era bueno, puesto que le dio los códigos para activar el egocasting y volver a un lugar seguro…

¿Y que fue de nosotros? Pues después de muchos esfuerzos, tretas, trampas, mentiras, falsificar tiradas, lloriqueros y regates acrobáticos, fallamos la tirada y descubrimos la agradable sensación de caer en el interior de una trituradora…

Moraleja de la aventura:

“No os fiéis nunca de los ingenieros informáticos/pilotos de naves/chapuzas espaciales que creen que saben como llegar al egocasting por el camino más corto y rápido.”

Es decir, mi PJ.


Ya estáis avisados…