miércoles, 12 de mayo de 2010

Zon-Kuthon, parte 2

El Papel del Clérigo

Aparte de los raros deberes exigidos por la iglesia, los clérigos del Príncipe Oscuro tienen una sola meta: traer dolor al mundo. En ausencia de guía ya sea moral o inmoral de su patrón muchos eligen su propio camino, y usan los regalos de Zon-Kuthon para seguir sus propios designios. Su deidad es mayoritariamente indiferente hacia los asuntos de los mortales, pero aun así garantiza conjuros en respuesta a las plegarias propicias. Muchos de los clérigos de Zon-Kuthon buscan el poder sin la responsabilidad, y no son especialmente devotos. En otras palabras, el ser clérigo es una labor secundaria para ellos, dedicando la mayor parte del tiempo para centrar en sus obsesiones con la conquista, la riqueza y similares. Algunos ingresan en la iglesia por que están cansados de los placeres convencionales de un estilo de vida decadente y buscan la emoción de probar placeres más oscuros. Aquellos que se unen a la iglesia con fervor son usualmente individuos locos o dañados, con una larga historia de tortura de animales. Estos sádicos desequilibrados tienden a ascender a los más altos rangos de la iglesia debido a su ansia y deseo de dolor.



Debido a que por parte de la iglesia de torturas basadas en el sufrimiento como medida de devoción, muchos de los clérigos tienen rangos en las habilidades de concentración y sanar. Así los devotos puedes soportar torturas durante horas sin gritar (lo cual pueden intentar solo por la gloria que implica) y son expertos en preservar la vida frente a la mas terrible de las heridas. En áreas remotas o lugares donde la magia es escasa, un kuthita (clérigo o cualquier otra cosa) puede ganarse una reputación como a un cirujano de talento, aunque su mirada alegre mientras realiza su labor sin preocuparse del dolor del paciente puede resultar desconcertante. Con su acceso a magia divina y habilidades mundanas, los kuthitas son trabajadores milagrosos en los campos de batalla, aunque sus pacientes puedan llegar a arrepentirse de su atención. Un clérigo kuthita que viva en secreto en una comunidad normal puede llegar a sentirse muy protector hacia sus gentes, viéndolos como sus juguetes, y tomando represalias brutales contra cualquiera que l0s amenace. Por ejemplo si los bandidos atacan una aldea, el residente kuthita puede cazar al líder bandido, torturarle hasta la muerte y dejar partes de su cuerpo en un circulo alrededor del campamento bandido como un horripilante trofeo.


En aquellos sitios donde el peor lado de la sociedad es tolerado, los kuthitas pueden actuar más abiertamente y poseen una cierta medida de reticente aceptación. Tal y como los enterradores cumplen una función necesaria sobre la que muchos prefieren no pensar, la fe kuthita tiene su papel en estos lugares. Los cultos a los aspectos mas aceptables del Príncipe Oscuro aparecen ocasionalmente en áreas civilizadas y pueden incluso obrar un bien importante, pero incluso estas congregaciones no son mas que frentes pensados para dirigir a los débiles hacia la atroz majestad de Zon-Kuthon. Aparte de la ocasional cruzada del dolor de la fe, lo miembros de alto rango de la iglesia establecen ocasionalmente objetivos específicos a sus subordinados. Asesinar individuos para causar una aflicción generalizada, recuperar artefactos sagrados de Zon-Kuthon o que simplemente desea el Príncipe Oscuro, y provocar guerras y otras calamidades no son cosas que desdeñen los oportunistas planes de la iglesia.

Dos Mitos

Inscrito en carne y escrito en sangre, las historias sagradas de la iglesia de Zon-Kuthon refuerzan el sufrimiento de los feligreses y tientan a todos los demás hacia la desesperación.

El Viajero Roto: Hace eras, Zon-Kuthon era Dou-Bral, medio hermano de Shelyn (diosa de la belleza, el amor y las artes). Poco se conoce sobre sus poderes originales o la extensión de su relación, pero en algún momento discutieron, y Dou-Bral abandono Golarion hacia los lugares oscuros entre planos. Shelyn se lamento por la pérdida de su hermano, pero le horrorizo aun más su regreso. La iglesia de Shelyn afirma que antes de su la marcha de su hermano, ambos compartían la custodia sobre lo que hoy en día es el campo divino de esta. Durante sus viajes por el vacío alguna insoldable criatura encontró y poseyó al joven dios, azotando la consciencia original de este hacia una pequeña prisión dentro de su propia esencia. Esta presencia alienígena lleno el vacío del poder divino de Dou-Bral con retorcidas versiones de lo que este solía vigilar y proteger, la belleza se convirtió en mutilación, el amor en miseria, la música paso a ser gemidos, y el arte de la creación se trastoco en el arte de la tortura. Cuando Shelyn extendió la mano a su perdido hermano, el se la perforo con sus negras uñas. De nuevo los hermanos discutieron, respondiendo el a sus lagrimas y suplicas con violencia. Tan solo cuando ella consiguió arrancarle su arma, una guja dorada, alcanzaron una tenia pez de silencio y elusión. Durante incontables siglos Shelyn ha intentado encontrar algún modo de que su hermano recuerde quien es, siempre con escaso efecto. Zon-Kuthon reconoce que el y Shelyn son hermanos, pero no tiene nada mas que decir al respecto.


El Maestro Envuelto en Sombras: Tras su retorno a Golarion, los crímenes de Zon-Kuthon atrajeron la atención de Abadar, dios de las ciudades, la riqueza y la ley. Acercándose a la criatura que antaño conoció como el joven dios Dou-Bral, el maestro de la Primera Bóveda se horrorizo por el cambio que había sufrido. Puesto que Zon-Kuthon había herido a su hermana y corrompido a su propio padre (ver página 85 del AP #11 Skeletons of Scarwall) la ley divina reclamaba que fuese castigado, pero, sospechando que Dou-Bral no estaba al control de sus poderes, e inseguro sobre cuando, si es que lo hacia, podría volver a su estado natural, Abadar propuso un trato. Si la entidad divina aceptaba ser desterrada al Plano de las Sombras durante tanto tiempo como el sol adornase el cielo, Abadar le garantizaría un objeto de su Primera Bóveda, el lugar donde se guardaban los perfectos prototipos de todas las cosas existentes. Paciente, y dotado de una extraña perspicacia, Zon-Kuthon acepto, y durante incontables milenios merodeo en las sombras, alzando Xovaikain, su oscuro reino de desesperanza y sufrimiento. Cuando finalmente la Era de la Oscuridad cubrió Golarion en sombras, Zon-Kuthon emergió y apareció en la ciudad-palacio de Abadar, Aktun, para recibir su recompensa. Fiel a su palabra Abadar acepto que el sol se había desvanecido del cielo, y garantizo a Zon-Kuthon su deseo: la primera sombra. Desde entonces Zon-Kuthon ha usado bien su tesoro, poblando su oscuro reino con legiones de seres esculpidos de sombras, e incluso extendiendo una pieza de pura sombra a lo largo del mundo, cubriendo perpetuamente su nación vasalla, Nidal.

Aforismos

Frente a la oscuridad sin fin de su maestro los adoradores de Zon-Kuthon se preparan con afirmaciones simples de desesperanza.


Abandona tus lágrimas: En una religión que adora el dolor las lágrimas son una señal de debilidad. Cuando una victima torturada llora muestra que no ha abrazado su dolor, por lo que no ha sido iluminada. Cuando un cultista es torturado ama el dolor, y rehúsa derramar lagrimas, enfocando sus energías en saborear la amplia línea sangrienta entre la agonía y éxtasis. Este aforismo es tanto una advertencia a la victima como un consejo al fiel.

Experimenta Sin Límites: Esta frase tiene dos significados. Indica por un lado que la iglesia busca sensaciones físicas mas allá de las limitaciones mortales, mezclando placer y dolor para alcanzar un nuevo nivel de experiencias. También significa que un kuthita no debe permitir que las reglas de la sociedad normal impongan limitaciones a sus objetivos y deseos, si quiere degustar el no nato de su hermana o componer de chillidos, así sea. Hay un reconocimiento tácito de que todos poseen este derecho, por lo que un agresor se puede convertir en victima, ya que es natural que el fuerte domine al débil.

Días Sagrados

La iglesia de Zon-Kuthon posee pocos días sagrados, pero los encuentros regulares suelen tener lugar durante la noche de la luna nueva.

La Forja del Gozo: Una bizarra creencia del culto es que cuanta menos carne tenga una persona mas concentradas serán las sensaciones de dolor y placer en la que reste, supuestamente un hombre sin piernas los experimentaría con mas fuerza que uno que aun las conservase. Los miembros privilegiados de la iglesia pueden lograr que todos sus miembros sean amputados y toda la carne innecesaria extraída (ojos, orejas, lengua, labios, etc...) dejando tan solo una cabeza y un torso retorcido que deben ser alimentados y limpiados por otros. Estos "Gozosos" son los mas envidiados por los creyentes, ya que su entera existencia esta dedicada al dolor y el placer sin limites. Suelen ser mantenidos en lugares seguros pertenecientes a la iglesia, donde cualquier devoto pueda torturarlos y violarlos. Un miembro de la congregación con suficientes privilegios y riqueza para merecer y permitirse esta atención puede requerir la ceremonia de la Forja del Gozo, en la cual sus miembros y otras partes no esenciales son eliminadas por partes en el transcurso de una noche. A menudo las piezas extraídas son devoradas por los demás presentes con la esperanza de ganar un eco de la suerte y la sensación del Gozoso.

El Beso Eterno: Este día sagrado se realiza durante la primera luna nueva del año. Una victima es escogida, normalmente un enemigo de la iglesia pero en ocasiones un miembro predilecto del culto, y tratado lujosamente durante once días, proporcionándoseles comodidades exóticas, comida refinada, compañía erótica, etc... El undécimo día la atención comienza como de costumbre para de repente convertirse en tortura física y emocional usando cualquier método creativo que los cultistas puedan concebir, desde fuego a espadas pasando por veneno o ahogamiento, e incontables otros. Los kuthonitas usan magia para mantener a la victima viva tanto tiempo como sea posible, buscando el estrecho limite entre el dolor extremo y la muerte. A menudo las entrañas de la victima son extraídas para ser usadas en adivinación (llamada antropomancia), buscando las señales de la voluntad de Zon-Kuthon. Muy raramente la victima del sufrimiento habla en diversas lenguas, expresándose en lenguajes que pueden ser unidos en una profecía.

Relaciones con otras Religiones

Zon-Kuthon apenas tiene relación con otras entidades divinas, no tiene deseos de crear alianzas, ni necesidad de llevar a cabo guerras, ni interés en jugar diplomáticamente entre dos poderes rivales. Aunque ayudo a encerrar a Rovagug en su juventud como Dou-Bral, esta fue su última colaboración con sus iguales. Su naturaleza malvada y sus prácticas viles le convierten en un objetivo para todas las religiones buenas, aunque es tan probable que ignore ataques contra sus siervos como que responda a ellos. De vez en cuando los agentes de Asmodeus sellan acuerdos con sus lugartenientes, y las hordas de Lamashtu les compran y venden conocimiento y esclavos, aunque estas relaciones son siempre con el arma en la mano por su propensión a experimentar con sus aliados. El único ser que escapa de sus enfermizos placeres es su medio hermana Shelyn, aunque sus seguidores no cuentan con una protección especial, y la diosa limita sus contactos a breves visitas en persona con poderosa magia defensiva preparada.

PNJs clérigos de Zon-Kuthon

Desde la Corte Sombra del ensombrecido Nidal hasta los sabios inspirados por el dolor ocultos en las universidades de Taldor y Galt, los sádicos kuthitas surgen allá donde hayan gritos que ser arrancados de la blanda carne. Los siguientes son dos adoradores de Zon-Kuthon que los PJs pueden encontrarse durante sus viajes.


Hanay Markastir (NM hombre masculino clérigo 4) aparenta ser un anciano taldano poco saludable, aunque realmente es un hombre a finales de la treintena bien robusto, su apariencia de viejo proviene de poco corrientes y secretas lesiones autoinfligidas. Es un mentiroso y un conspirador con intereses en la alquimia prohibida. Se presentara con la fachada de un ayudante sin pretensiones que desea unirse al grupo como un asalariado entendido en la fabricación de pociones y el trabajo con alquimia, mientras tanto sembrara las semillas que le permitirán ponerlos a sus pies. Suele obsesionarse con las mujeres de porte atlético con las que se encuentra, ofreciéndoles extraños regalos y presionándolas a la intimidad.

Capitán Elliot Braker (LM humano masculino explorador 11) es un militar disciplinado y formal con un rostro lánguido. Un apreciado veterano de las fuerzas coloniales de Sargava, incontables batallas contra los nativos de Mganwi han traumatizado totalmente a este compasivo soldado. Tras ver como la mitad de sus hombres eran secuestrados y despellejados por salvajes, Braker comenzó a beber para olvidar. Cuando el alcohol dejo de funcionar se volvió hacia las mujeres, después a las drogas y finalmente a los vicios mas raros importados de los Grilletes. Aunque ha acribillado su torso con incontables pinchazos titubea a la hora de inflingir sobre si mismo torturas más visibles, peligrosas y gratificantes sin intentarlo primero en una segunda persona primero.

Aliados Planares

Junto con el terrible, pero raramente visto, heraldo de Zon Kuthon, el Príncipe Encadenado (ver página 84 del AP#11 Skeletons of Scarwall), y los horrores mencionados en la barra lateral Aliados de Zon-Kuthon, los siguientes ajenos sirven al Señor de la Medianoche y responden con entusiasmo a los conjuros de llamada lanzados por sus adoradores.

Vreet-Hall: También conocido como el Demonio cuyas Heridas son como Úteros, esta criatura es un diablo encadenado antinaturalmente alto y delgado cuyas armas continuamente corroen y rajan su propia carne mostrando ojos a medio formar, lenguas que se mueven de lado a lado y quistes que expulsan gusanos vivos. Esta delgada criatura nunca toca el suelo con sus pies, ya sea levantándose o arrastrándose a si mismo con sus cadenas, como si fuesen miembros prensiles enrollándose a si mismo con fuerza con las cadenas desde las pantorrillas hacia abajo, de forma que pálida carne nunca toque la tierra o piedra desnuda. Vreet Hall habla mediante una herida permanente en su garganta, y tiene afición por los vinos, las drogas exóticas y los esclavos vivos. Nadie conoce su género, y cualquier evidencia de este habrá sido eliminada quirúrgicamente hace mucho tiempo.

Dominik el Insaciable: Antaño un rapaz teniente kuthita, Dominik cayo presa de un vampiro y se alzo como un depredador no muerto, y miembros de su propia iglesia le capturaron y torturaron. Es un hombre de mediana edad bien parecido con un austero pelo rubio, caninos prominentes, y largas manos sin uñas. Su abdomen esta por completo desgarrado, abierto y vacío, una herida que su formidable regeneración curiosamente nunca ha curado, por lo que le faltan los órganos digestivo. Cuando bebe sangre esta se vacía rápidamente por sus heridas, a consecuencia de esto esta continuamente voraz, y es propenso a caer sobre los enemigos indefenso para bebérselos hasta dejarlos secos. Si es conjurado agradece tener criaturas de las que pueda alimentarse, grandes reservas de sangre o magia que suspenda temporalmente su hambre. Es un vampiro guerrero 5 legal malvado.


Aliados de Zon-Kuthon

Los clérigos de Zon-Kuthon pueden usar los conjuros de convocar monstruos para invocar las siguientes criaturas además de las listadas en el conjuro.
Convocar Monstruos II
Sombra menor* (LM)
Convocar Monstruos IV
Sombra (LM)
Convocar Monstruos VIII
Erinyes (LM)
Sombra mayor (LM)
*Ver el "Tome of Horrors"