martes, 8 de junio de 2010

Tablas de Encuentros, ese gran desconocido

Las tablas de encuentros son uno de esos temas que dividen a la afición rolera, bueno en realidad hay pocos temas que no lo hagan. Unos las consideran poco menos que aborrecibles y otros prácticamente imprescindibles. Desde prácticamente mis inicios como master yo las he considerado algo perjudicial puesto que incluía en una aventura monstruos sin el menor sentido o razón argumental solo para ser carne de aventureros, pero ahora, desde la perspectiva que me da la experiencia (o tal vez debería decir mi experiencia), veo el asunto de una forma muy distinta.

A nadie le gustan los abusones.

Ahora considero las tablas de encuentro una curiosa herramienta para añadir giros inesperados en las partidas hasta para el master (que demonios, también jugamos, así que esta bien darte sorpresas y que no sea una de las animaladas de los jugadores). También son muy útiles para representar la naturaleza mutable, y no estática, de los diversos ecosistemas peligrosos en que se internan los jugadores (desde dungeons a selvas), representando zonas por donde se desplazan las criaturas en lugar de representar tan solo las guaridas en que se sientan a esperar que los machaquen. Pero es difícil conseguir usar las tablas de encuentros de esta forma en lugar de la primera que he comentado. Para tratar de ayudar a facilitar esta tarea os voy a desarrollar tres reglas que a mi me han ayudado.

1ª Personalización no número: Es mejor una tabla de encuentro con tan solo dos o tres pero personalizada para el momento que una genérica con cientos de posibilidades. Al hacer una tabla de encuentros hemos de pensar que es específica para esa zona y esa partida al igual que lo haríamos con un encuentro prediseñado para nuestras partidas. Pero la personalización no termina en la creación de la lista, si no que debemos llevarla siempre al máximo nivel de personalización que podamos.

Un nivel bastante obvio es el de los sectores. Según el territorio que abarque nuestra tabla de encuentros podemos presuponer que los encuentros de un determinado tipo son más sencillos que otros (por ejemplo los salteadores orcos pueden ser más comunes en la entrada del dungeon que los drows, y estos ser más comunes en las zonas más profundas y oscuras.


Otro nivel obvio es el de las reacciones, una criatura puede ser más hostil en determinadas zonas. Por ejemplo un joven dragón podría estar más dispuesto a hablar en las zonas exteriores que en la bóveda de su tesoro.

Pero hay tantos niveles como puedan llegar a ocurrírsenos y algunos encajan como un guante en algunas tablas. Por ejemplo un master podría establecer que de no encontrarse antes del 4º encuentro un grupo aventurero herido este estará en pleno combate contra algo de la tabla de encuentros, y si no le encuentran antes del 8º encuentro estarán muertos.

En fin, dar una lista completa de personalizaciones es una tontería desde el mismo momento en que tratamos con algo personalizado. El consejo es pensad para que queréis que sirva vuestra tabla de encuentros y eso os ayudara a saber como personalizada.

2ª Encuentros no combates: Un error habitual en las tablas de encuentros es presuponer que son tablas de combates, y eso es algo muy perjudicial. Una tabla de encuentros debería ser lo que su nombre indica, algo que nos presente un encuentro en el camino de los aventureros, y esto puede tener todo un amplio abanico de reacciones más allá de la violencia directa. Una cosa que hago en aquellos encuentros que no tienen una reacción determinada es tirarla también permitiendo así tanto un mayor abanico de reacciones como un mayor nivel de aleatoriedad (que después de todo es lo que buscamos con el uso de las tablas de encuentros).

A veces la distinción entre amigo y enemigo no esta tan clara.

La variedad de reacciones posibles es muy grande, desde hostil hasta necesitado de ayuda, pasando por ataque directo, hambriento (un oso negro hambriento al que se le de un buen chuletón podría no molestar al grupo), inconsciente, muerto, etc… El consejo que puedo dar para decidir que reacción o reacciones son plausibles con un encuentro es pensad en que queréis lograr de ese encuentro y desarrolladlo en consecuencia.

3ª Coherencia ante todo: A pesar de que las tablas de encuentro estén personalizadas es inevitable que en ocasiones se den encuentros demasiado difíciles (quizás por la concatenación de encuentros duros o quizás por salir pronto una criatura no programada) o incoherentes, y por eso no se nos han de caer los anillos al adaptar la tirada de dado para evitar este tipo de problemas. Después de todo las tablas de encuentros son herramientas no ligaduras.

Hay encuentros realmente inesperados.

Un encuentro puede ser inadecuado solo en parte y no totalmente, como por ejemplo por dar una reacción poco oportuna, un numero inadecuado de criaturas (quizás los PJs hayan matado a 20 de los 25 goblins del campamento, por lo que no pueden salir 6 en un encuentro), etc… En esos casos en lugar de anular el encuentro adáptalo de forma que encaje en la situación de la partida.

Pero un encuentro puede ser inadecuado por una amplia multitud de situaciones, hasta por haber incluido en la tabla dos encuentros incompatibles por creer que no saldrían ambos. El consejo que os puedo dar en este punto es que penséis en como van a ver los jugadores el encuentro y que apliquéis las medidas oportunas si no es de una forma que beneficie a la partida.

Un buen encuentro puede dar una mala experiencia de aparecer en el lugar equivocado.

Siguiendo estos consejos deberían aparecer unas tablas de encuentro funcionales y que aporten cierta profundidad al juego. Aun así una cosa que ya digo es que las tablas de encuentro no son para cualquier situación, y que hay momentos en que funcionan mejor que otros. Así que úsalas con mesura.

7 comentarios:

Bester dijo...

a mi me pasa exactamente como cuentas.

La tabla genérica del manual no me vale para nada, la que me pueda crear yo mas justificada y detallada me llama más aunque me da demasiado curro.

eso si, el aporta una parte "ludica" a la labor del master que es divertida. El master también se merece sus "sorpresas" y no estar siempre leyendo un guón.

muy acertada la entrada,

saludos

Bruneti DarkBringer dijo...

A mi me hace falta un encuentro como el de la segunda foto...pero agradeceria que en un lugar menos "extremo" :D muy buen articulo tio Art! :D

Britait dijo...

Buen articulo art.

Yo en mis tiempos mozos usaba el manual de monstruos que tiene hojas agujereadas ya sabeis, pillaba unos monstruos al azar y trataba de hacer una historia con ellos. En 5 minutos tienes partida (pa los master flojos vamos) no es exactamente una tabla de encuentros, pero es algo parecido (diria que lo inverso).

Las tablas personalizadas es lo mismo que una serie de encuentros programados, solo que el orden en que aparecen es indistinto, incluso puede que alguno no lo haga, pero estás preparado frente a todo. Si sabes que en las calles por la noche se van a encontrar una prostituta, una patrulla de soldados y un yonki, puedes poner dos de los encuentros y dejar el tercero sin usar, pero tienes preparados los tres encuentros para usarlos.

Yo he usado esa tecnica que digo muchas veces, es la mejor forma de darle algo de aleatoriedad al juego y que el master tambien se divierta sin saber que va a pasar ahora (siempre dentro de unos parámetros claro).

Bueno no me enrollo mas, un saludo.

Juglar de Oz dijo...

Hombre, no es lo mismo que encuentros personalizados desde que no tienes que usar todos los encuentros (ademas que es distinto encontrarte primero al matadragones y luego al dragon que viceversa :p).

Taliesin dijo...

Las opiniones que viertes son sensatas, pero no estoy seguro del fondo del asunto.

La 'personalización' de los encuentros aleatorios hace que a fin de cuentas pierda precisamente esa condición aleatoria. Si le metes diseño a un encuentro debería dejar de ser aleatorio para formar parte de la sesión tal y como la teníamos pensada. Aunque sea en forma de trama secundaria autoconclusiva.

Juglar de Oz dijo...

Aleatoridad no implica necesariamente falta de control. Si esto fuese realmente algo no preparado minimamente por ello dejaria de ser algo que encaje (como los celebres golems de hierro al lado de las bestias oxidadoras).

Ademas, el nivel de preparacion siempre depende del habitual en el master (en mi caso es mas cosa de nombres, manias y razones que no de numeros).

Taliesin dijo...

A lo que me refería es que meter preparación a un encuentro que puede jugarse o no me parece contraproducente. Ya sea en números o en roleo, como dices tú. Algo que simplemente "encaje" se puede hacer al vuelo durante la partida.

Al menos desde la perspectiva de un DM con tiempo de preparación limitado.